El Madrid roba al Pateti (otra vez)

El Madrid roba al Pateti (otra vez)

El Madrid roba al Pateti (otra vez)


Comenzó la eliminatoria de la semifinal de Champions League entre el Real Madrid y el Atlético igual que acabaron los cuartos contra el Bayern: con un nuevo gol en fuera de juego de Cristiano Ronaldo que, esta semana, ha batido dos records, el de jugador con más penaltis fallados de la historia de la liga, y el de marcar tres goles en fuera de juego – y que no te anulen ninguno – en un periodo aproximado de 25 minutos entre las dos eliminatorias.

Al golpe mortífero del jugador estrella del doce de Zizú al Atleti, que a juzgar por su aspecto ya habría pitado al Real Madrid en la Copa de Europa de 1957, que se pasó todo el primer tiempo tambaleándose por el cuadrilátero, siendo incapaz de tirar a puerta ni una sola vez y mostrando en defensa más agujeros que el Barça de Luis Enrique. Y cuando digo golpe, no nos referimos a la nueva agresión de Sergio Ramos a Lucas a la salida de un córner, que oh sorpresa, fue vista por todo el universo menos por el colegiado del partido. Como en el gol, ni un solo jugador del Atleti protestó.

Y así, ante un Simeone que se cagó por enésima vez y con dos más de los debidos en el campo, llegaron el segundo y tercer gol del Robar Madrid sin que, un Atleti que fue más Pateti que nunca (hay que serlo para que Mister Portugal te haga dos hattrick en un año) hubiese todavía tirado a puerta, finiquitando la semifinal y habiendo robado cada una de las eliminatorias hacia su segunda final de consecutiva que, como saben ustedes, procederá a robar con descaro y ante la mirada de cientos de millones de espectadores.

Comenzó la eliminatoria de la semifinal de Champions League entre el Real Madrid y el Atlético igual que acabaron los cuartos contra el Bayern: con un nuevo gol en fuera de juego de Cristiano Ronaldo que, esta semana, ha batido dos records, el de jugador con más penaltis fallados de la historia de la liga, y el de marcar tres goles en fuera de juego – y que no te anulen ninguno – en un periodo aproximado de 25 minutos entre las dos eliminatorias.

Al golpe mortífero del jugador estrella del doce de Zizú al Atleti, que a juzgar por su aspecto ya habría pitado al Real Madrid en la Copa de Europa de 1957, que se pasó todo el primer tiempo tambaleándose por el cuadrilátero, siendo incapaz de tirar a puerta ni una sola vez y mostrando en defensa más agujeros que el Barça de Luis Enrique. Y cuando digo golpe, no nos referimos a la nueva agresión de Sergio Ramos a Lucas a la salida de un córner, que oh sorpresa, fue vista por todo el universo menos por el colegiado del partido. Como en el gol, ni un solo jugador del Atleti protestó.

Y así, ante un Simeone que se cagó por enésima vez y con dos más de los debidos en el campo, llegaron el segundo y tercer gol del Robar Madrid sin que, un Atleti que fue más Pateti que nunca (hay que serlo para que Mister Portugal te haga dos hattrick en un año) hubiese todavía tirado a puerta, finiquitando la semifinal y habiendo robado cada una de las eliminatorias hacia su segunda final de consecutiva que, como saben ustedes, procederá a robar con descaro y ante la mirada de cientos de millones de espectadores.

  • BannerFB
  • BannerTW
Más artículos de este autor