La Caverna va a por Neymar

La Caverna va a por Neymar

La Caverna va a por Neymar

Tras la pésima actuación del doce de Zizú – que sacó un empate contra el peor y más indolente Atlético de Madrid de los últimos cinco años, gracias a un gol en fuera de juego del carnicero Pepe, que se retiró lesionado de las costillas tras una patada salvadora del fútbol de su colega Kroos -, Luis Enrique se inmoló en Málaga con otra de sus alineaciones de mierda – total, para lo que le queda en el convento, se caga dentro – que ponen a su próximo ex-equipo en una situación muy delicada de cara al final del campeonato.

Y después del triple ridículo futbolístico de los tres primeros clasificados ha dado comienzo la campaña para que Neymar, expulsado ayer por atarse las botas en la Rosaleda, no juegue el partido contra el Real Madrid en los cuarteles del Visirato, en un duelo que, si bien no creo que decida una Liga que ya han decidido los hombres de negro, podría dar un poco de vidilla al final de una competición que ha sido tan flagrantemente adulterada que debería estar dirimiéndose en el mismo sitio que los asuntillos fiscales de Cristiano: en los juzgados. 

Prepárense pues  para la campaña que ya están orquestando los soplapollas planfleteros de la capital, que aumentarán convenientemente la repercusión de la nota en el acta – esta vez no se olvidaron de apuntarla, como pasó con la de Casemiro – del trencilla y expresidente de la Peña Madridista de Don Benito, Gil Manzano, para que el Comité de Competición acabe dando la puntilla a uno de los jugadores en mejor estado de forma del Barça, y así, aumentar despacheando, sus mínimas posibilidades de puntuar en el Clásico de finales de Abril.

Tras la pésima actuación del doce de Zizú – que sacó un empate contra el peor y más indolente Atlético de Madrid de los últimos cinco años, gracias a un gol en fuera de juego del carnicero Pepe, que se retiró lesionado de las costillas tras una patada salvadora del fútbol de su colega Kroos -, Luis Enrique se inmoló en Málaga con otra de sus alineaciones de mierda – total, para lo que le queda en el convento, se caga dentro – que ponen a su próximo ex-equipo en una situación muy delicada de cara al final del campeonato. 

Y después del triple ridículo futbolístico de los tres primeros clasificados ha dado comienzo la campaña para que Neymar, expulsado ayer por atarse las botas en la Rosaleda, no juegue el partido contra el Real Madrid en los cuarteles del Visirato, en un duelo que, si bien no creo que decida una Liga que ya han decidido los hombres de negro, podría dar un poco de vidilla al final de una competición que ha sido tan flagrantemente adulterada que debería estar dirimiéndose en el mismo sitio que los asuntillos fiscales de Cristiano: en los juzgados. 

Prepárense pues  para la campaña que ya están orquestando los soplapollas planfleteros de la capital, que aumentarán convenientemente la repercusión de la nota en el acta – esta vez no se olvidaron de apuntarla, como pasó con la de Casemiro – del trencilla y expresidente de la Peña Madridista de Don Benito, Gil Manzano, para que el Comité de Competición acabe dando la puntilla a uno de los jugadores en mejor estado de forma del Barça, y así, aumentar despacheando, sus mínimas posibilidades de puntuar en el Clásico de finales de Abril.

  • BannerFB
  • BannerTW
Más artículos de este autor