The Best

The Best

The Best

Confirmado. El paquete con más regalos dentro estas navidades se llama Cristiano Ronaldo, seguido de cerca por el club que lo patrocina. 

Beneficiario subsidiario de las mañas del Visirato en connivencia con instituciones y medios diversos, hemos de dar la enhorabuena a Cristiano Ronaldo por haber logrado logrado lo imposible, ganar todo lo que ha ganado sin merecerlo: la Champions, tras trucar los sorteos y robar la final en la que ni apareció; la Eurocopa, ganando un partido de siete en el tiempo reglamentario y sin jugar la final, e infinitos galardones individuales que van desde la revista de su pueblo hasta el premio que hoy le ha entregado la FIFA con el permiso del Real Madrid, The Best, a sabiendas de que no es ni siquiera el mejor jugador de su equipo y, mucho menos, la pasada temporada.

Un premio en el que Messi queda por delante de Mister Portugal como mejor delantero, pero pierde el galardón. En el que Griezmann no está en el mejor once, pero queda tercero. Y en el que Suárez, que sí lo está, queda por detrás de Griezmann.

Un atraco en toda regla. Pero no se dejen engañar ni por la FIFA, ni por la foto que encabeza este post donde el portugués besuquea el fálico trofeo como si de un pene gigante se tratase, el premio no debió ser para nadie más que para el autor intelectual e intermediario financiero (porque los que financiamos somos todos) de la masacre periodística, futbolística y arbitral que nos ha tocado vivir en estos tiempos: el Visir de Chamartín, Don Florentino Emilio Pérez.

Sin duda alguna ‘El Presidente’ con el ‘El’ delante, como le llaman los escribidores a sueldo que se agolpan en cada una de sus ruedas de prensa para ver si les sálpica una gota de su saliva, ha cuadrado el círculo este año y se merece todos los galardones que no puede recibir – hasta que el decida que puede – y que CR150 ha recogido en su nombre, hoy sin la presencia culé gracias a un ataque de dignidad de Bartomeu, que ha ido acompañado de sus lacayos a comerse el marrón y ha ahorrado a Messi y Suárez la vergüenza de compartir escenario con el portugués y sus patrones.

Porque un tipo que consigue – aun pagando – que Cristiano quede por delante de Messi, está al nivel del mismo Dios. Un individuo que preside un club al que, solo en esta temporada, los trencillas han ayudado en 19 de 26 partidos oficiales, es un ser superior. Un capo al que el TAS le reduce una sanción hasta hacerla ineficaz cuando a su máximo rival se lo pincharon dos años antes con cargos menos graves, es lo más. Pero sobre todo, un sujeto que es capaz de comprarse a medio mundo y que lo pagues tú, es simplemente: The Best.

Y me disculpen por la brevedad y la premura pero tenía miedo a que el Real Madrid me robase las musas.

Redacción  Facebook  Twitter

Confirmado. El paquete con más regalos dentro estas navidades se llama Cristiano Ronaldo, seguido de cerca por el club que lo patrocina. 

Beneficiario subsidiario de las mañas del Visirato en connivencia con instituciones y medios diversos, hemos de dar la enhorabuena a Cristiano Ronaldo por haber logrado logrado lo imposible, ganar todo lo que ha ganado sin merecerlo: la Champions, tras trucar los sorteos y robar la final en la que ni apareció; la Eurocopa, ganando un partido de siete en el tiempo reglamentario y sin jugar la final, e infinitos galardones individuales que van desde la revista de su pueblo hasta el premio que hoy le ha entregado la FIFA con el permiso del Real Madrid, The Best, a sabiendas de que no es ni siquiera el mejor jugador de su equipo y, mucho menos, la pasada temporada.

Un premio en el que Messi queda por delante de Mister Portugal como mejor delantero, pero pierde el galardón. En el que Griezmann no está en el mejor once, pero queda tercero. Y en el que Suárez, que sí lo está, queda por detrás de Griezmann.

Un atraco en toda regla. Pero no se dejen engañar ni por la FIFA, ni por la foto que encabeza este post donde el portugués besuquea el fálico trofeo como si de un pene gigante se tratase, el premio no debió ser para nadie más que para el autor intelectual e intermediario financiero (porque los que financiamos somos todos) de la masacre periodística, futbolística y arbitral que nos ha tocado vivir en estos tiempos: el Visir de Chamartín, Don Florentino Emilio Pérez.

Sin duda alguna ‘El Presidente’ con el ‘El’ delante, como le llaman los escribidores a sueldo que se agolpan en cada una de sus ruedas de prensa para ver si les sálpica una gota de su saliva, ha cuadrado el círculo este año y se merece todos los galardones que no puede recibir – hasta que el decida que puede – y que CR150 ha recogido en su nombre, hoy sin la presencia culé gracias a un ataque de dignidad de Bartomeu, que ha ido acompañado de sus lacayos a comerse el marrón y ha ahorrado a Messi y Suárez la vergüenza de compartir escenario con el portugués y sus patrones.

Porque un tipo que consigue – aun pagando – que Cristiano quede por delante de Messi, está al nivel del mismo Dios. Un individuo que preside un club al que, solo en esta temporada, los trencillas han ayudado en 19 de 26 partidos oficiales, es un ser superior. Un capo al que el TAS le reduce una sanción hasta hacerla ineficaz cuando a su máximo rival se lo pincharon dos años antes con cargos menos graves, es lo más. Pero sobre todo, un sujeto que es capaz de comprarse a medio mundo y que lo pagues tú, es simplemente: The Best.

Y me disculpen por la brevedad y la premura pero tenía miedo a que el Real Madrid me robase las musas.

Redacción  Facebook  Twitter
  • BannerFB
  • BannerTW
Más artículos de este autor