Gerard Piqué, el manitas populista

Gerard Piqué, el manitas populista

Gerard Piqué, el manitas populista

Futbolísticamente hablando, Gerard Piqué se encuentra a años luz de sus compañeros, al menos de los mortales.

Desde hace tiempo, ahora en la soledad desde la marcha de Dani Alves, se ha erigido en portavoz del barcelonismo para asuntos de la morralla capitalina, con una incontinencia verbal que todo culé harto de la palabrería agradece huyendo del mensaje políticamente correcto al que parecen abocados los mandamases del palco. 

Por si fuera poco y sin sonrojarse, Blandomeu se atreve con el anuncio de un contrato de patrocinio gracias a la inestimable colaboración del mentado central, funciones que parecerían fuera de las atribuciones de un peon en cualquier otra empresa, pero que en el Barça son el pan nuestro de cada día.

Gerard es un chico para todo. El único al que se echa en falta cuando se trata de iniciar con cierto decoro el fútbol aquel al que la MSN, ante la nulidad táctica del asturiano, ha conseguido eclipsar. Salida de balón que además complementa con su excelente aportación defensiva como escoba en los habituales correcalles en que acaban por convertirse los partidos del equipo.

Por si parecía pequeña tanta implicación en tan diversas facetas, al bueno de Piqué se le pide ahora que aporte sus sobradas dotes de Van Basten para resolver entuertos creados desde el banquillo que los encargados de aportar ideas no son capaces de resolver.

Me queda la duda de si sería haría un buen trabajo como parte de la dirección técnica ante su alarmante desaparición.

La buena noticia, para los nuevos resultadistas, es que el Barça sigue en la pomada. Y líderes en la lista Forbes, o casi. Tiembla, Florentino.

Jesús C.  Facebook  Twitter

Futbolísticamente hablando, Gerard Piqué se encuentra a años luz de sus compañeros, al menos de los mortales.

Desde hace tiempo, ahora en la soledad desde la marcha de Dani Alves, se ha erigido en portavoz del barcelonismo para asuntos de la morralla capitalina, con una incontinencia verbal que todo culé harto de la palabrería agradece huyendo del mensaje políticamente correcto al que parecen abocados los mandamases del palco.

Por si fuera poco y sin sonrojarse, Blandomeu se atreve con el anuncio de un contrato de patrocinio gracias a la inestimable colaboración del mentado central, funciones que parecerían fuera de las atribuciones de un peon en cualquier otra empresa, pero que en el Barça son el pan nuestro de cada día.

Gerard es un chico para todo. El único al que se echa en falta cuando se trata de iniciar con cierto decoro el fútbol aquel al que la MSN, ante la nulidad táctica del asturiano, ha conseguido eclipsar. Salida de balón que además complementa con su excelente aportación defensiva como escoba en los habituales correcalles en que acaban por convertirse los partidos del equipo.

Por si parecía pequeña tanta implicación en tan diversas facetas, al bueno de Piqué se le pide ahora que aporte sus sobradas dotes de Van Basten para resolver entuertos creados desde el banquillo que los encargados de aportar ideas no son capaces de resolver.

Me queda la duda de si sería haría un buen trabajo como parte de la dirección técnica ante su alarmante desaparición.

La buena noticia, para los nuevos resultadistas, es que el Barça sigue en la pomada. Y líderes… en la lista Forbes, o casi. Tiembla, Florentino.

Jesús C.  Facebook  Twitter 


Jesús C.  Facebook  Twitter
  • BannerFB
  • BannerTW
Más artículos de este autor